REFORMA ELECTORAL

“No se puede votar de la misma forma en 2019”


Así lo apuntó a Info Región el secretario de Asuntos Políticos de la Nación, Adrián Pérez, quien confirmó que el Gobierno insistirá en el tratamiento de la reforma electoral en el Senado, donde quedó trabada en comisión. "Hay una decisión de avanzar y que no siga cajoneado", indicó. Admitió que se reconsiderará el empleo de las PASO.


El secretario de Asuntos Políticos de la Nación, Adrián Pérez, advirtió a Info Región que el objetivo del Gobierno es avanzar en la Reforma Electoral de cara a las presidenciales de 2019 y que el punto central de la misma sigue siendo “cambiar el instrumento de votación”. En ese marco, insistió en un sistema de votación mixto de boleta electrónica.

“Lo que no debiera pasar es volver a votar de la misma forma en 2019, con un sistema viejo y con tantos cuestionamientos”, apuntó el funcionario.

La implementación de la Boleta Única Electrónica (BUE) y los cambios en las PASO (se buscaba que sean de fórmula abierta y que habiliten el voto sólo para una interna) eran los puntos salientes de la primera etapa de la Reforma y, también, los que generaron mayor eco. En el primer caso, se cuestionó la seguridad del sistema BUE: la oposición aseguró que “no garantiza transparencia” y “es vulnerable”.

No obstante, Pérez señaló que el Gobierno nacional redoblará el esfuerzo para lograr una reforma electoral integral, que incorpore un sistema de votación mixto de boleta electrónica, con constancia en papel, con la "doble posibilidad de recuento electrónico y manual en papel"

“La idea es dejar de votar con el sistema de boleta partidaria en papel y pasar a un sistema de boleta única electrónica. Esto implica que la ciudadanía pueda elegir en una maquina pero que esa máquina también imprima la boleta. O sea, que haya una boleta física impresa que vaya a la urna y luego se haga un doble conteo, uno manual y uno digital, que nos permite mayor agilidad y exactitud en el resultado”, precisó Pérez.

Y, como ventajas, citó que “se terminará con el robo de boletas” con motivo de que toda la oferta electoral estaría “garantizada por el Estado”. “La otra cuestión es que terminamos con las listas colectoras”, indicó.

En octubre del año pasado, la iniciativa recibió media sanción tras una maratónica sesión en Diputados. Lo cierto es que, en el Senado su tratamiento quedó frenado en la comisión de Asuntos Constitucionales y evidenció la falta de consenso en torno a sus principales puntos.

En ese marco, Pérez criticó que el proyecto “siga cajoneado en el Senado” y pidió que esa Cámara “le vuelva a dar tratamiento”.Estamos esperando que haya un pronunciamiento por parte del Senado. Esa es la clave. Hay una decisión de avanzar, pero todas las decisiones políticas tienen que pasar por el Congreso y nosotros sabemos que hay que trabajar para que se dé la discusión”, admitió.

Otros aspectos de la Reforma. Otro punto vital que ni siquiera llegó a tratarse en el marco de la Reforma es el del financiamiento de los partidos políticos que, según Pérez, se alentará el próximo año.

Respecto de las PASO, admitió que el Ejecutivo podría reconsiderar el empleo de esta herramienta electoral a la luz de lo sucedido en los recientes comicios legislativos, en los que de 197 alianzas, sólo 40 tuvieron internas ya que 157 presentaron listas únicas.

“Después de varios años usando las PASO, hay que ver si no es momento de analizarlas en vistas de la última elección, en las que la mayoría de los partidos directamente obviaron la primaria y presentaron lista única. Así que es un tema que también vamos a poner en debate el próximo año”, aseguró.

Las Primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) se establecieron en 2009 para fortalecer los partidos políticos en el marco de la “Ley de democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral” (26.571).

La llamada “Reforma política” pretendía ordenar y fortalecer a los partidos políticos a través de la implementación de internas para definir pre candidatos y que esta cuestión no quedara en manos de los dirigentes. Esto es, que los futuros aspirantes no sean elegidos a dedo o dependieran de las estructuras partidarias, sino de la propia decisión de la ciudadanía.

La herramienta ya cuenta en su haber cuatro experiencias de uso: su estreno en las presidenciales de 2011, las legislativas de 2013, las nacionales de 2015 y estos últimos comicios legislativos.



Cintia Vespasiani


* Nota correspondiente a la publicación del día 14 de Noviembre de 2017




OTRAS NOTAS DE LA SECCION

Las ventas por el Día del Padre cayeron 6,4 por ciento

Así lo informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que precisó que el retroceso es en términos interanuales.


El Gobierno desplazó a los ministros Aranguren y Cabrera

El presidente Mauricio Macri anunció que el Ministerio de Energía quedará a cargo de Javier Iguacel, en lugar de Aranguren, mientras que en ...


Cabandié: “El protagonismo de la mujer es irreversible”

El diputado nacional por el Frente para la Victoria-PJ destacó en declaraciones a Info Región la media sanción que obtuvo el ...


Tras la media sanción, diputados valoraron el debate

Legisladores de distintos espacios dialogaron con Info Región y remarcaron sus sensaciones luego de la media sanción del proyecto ...


Quiénes son Iguacel y Sica, los designados para Energía y Producción

Fueron nombrados en las últimas horas por el presidente Mauricio Macri, para reemplazar a Juan José Aranguren y Francisco Cabrera, ...


La despenalización del aborto divide a las mujeres del Senado

Casi la mitad de las 30 legisladoras que integran la Cámara alta se pronunció a favor de la legalización, aprobada esta semana en Diputados, la ...


Cabrera confía en que Sica podrá corregir "errores y profundizar aciertos”

El ex ministro de Producción, desplazado de su cargo, expresó a través de una carta que trabajó "con el enorme desafío de poner en marcha toda ...


"La fotografía que ofrece el peronismo atrasa", afirmó Stolbizer

La líder del Partido GEN aseguró que hay "una demanda social de progresismo" en la ciudadanía a la que no responden los dirigentes políticos.